Narrador omnisciente porque me equivoqué. 😫

Elian Mejia Gallardo.

– De nuevo otro asesinato, en el mismo sitio y el mismo día, pero distinto año– Diría la detective Teresa a su asistente, Eider, el cual se encontraba viendo las noticias a la par que Teresa.

– Si te has dado cuenta, cada vez que asesina a alguien, deja una pista, así que lo mejor será ir a aquel lugar y obtener la pista que dejó esta vez– Dijo Eider con un tono algo cansado; durante años, junto con Teresa, han estado investigando aquel caso, sin llegar a ningún culpable.

Los dos detectives se dirigieron a su carro, para después encenderlo y emprender la marcha hacia el lugar del crimen, el cual por cierto, conocían de memoria por la cantidad de veces las cuales tuvieron que estar ahí gracias a los crímenes que ya, hace 6 años exactamente, habían comenzado en ese preciso lugar.

En cuanto llegaron, pasaron la cinta que la policía había puesto para asegurar el lugar y comenzaron a buscar la pista del asesino que correspondía al asesinato correspondiente.

– Esta vez dejó... Uhm... Parece ser un zapato, pero tiene una carta adentro; parece ser que nuestro asesino es un Rey Mago desaparecido– Mencionó la detective Teresa, la cual se encontraba algo intrigada por aquella pista que el asesino había dejado.

– Entonces regresemos a nuestro despacho, para poderla revisar a fondo, así podemos localizar alguna huella o alguna otra cosa que este demente nos tenga preparada–

Expresó Eider, el cual comenzó a caminar hacia el auto del cual habían venido y, posteriormente, en cuanto la detective había ingresado, emprendieron la marcha de nuevo al despacho en el cual se habían enterado de lo ocurrido.

Al llegar, comenzaron a revisar a fondo aquel zapato, pero, al parecer, no había absolutamente nada extraño; ni una mancha de sangre, ni algún garabato, absolutamente nada.

Sacaron la carta del zapato, y, al abrirla, la detective decide leerla en voz alta, para que su asistente intente empezar a analizarla.

– "¿Quieres saber quién soy? Fácil, soy una persona que te espía, te acosa, te hostiga, te observa todo el tiempo y te persigue cada vez que tú no te das cuenta, y en estos momentos lo podría estar haciendo, intenta descubrirme"– Leería la detective Teresa con un pequeño escalofrío causado por el mensaje que la carta contenía.

– ¿Hay alguna persona que conozcas que haga eso? ¿O alguna que esté contigo todo el tiempo? Porque según la carta, puede estar más cerca de lo que tú crees– Eider estaba igual de impactado que la detective, pero aún así tenían que llegar al fondo de la situación.

– Las únicas personas con las cuales hablo o interactúo, son mi familia, mi novio, Alexander, y mi amiga Caroline, ah, y por supuesto, tú– Diría Teresa viendo a su compañero de trabajo

Ambos chicos estarían bastante confundidos, con la pista que el asesino había dejado esta vez, ya que, en los años previos, había dejado 6 pistas: una lupa, un portafolio, un GPS, un micrófono, una caja vacía y, finalmente, el año pasado había dejado una linterna.

Pronto se había hecho de noche, por lo que ambos chicos se habían despedido para ir a sus casas, pero antes de irse del despacho, Teresa tomó todas las evidencias que habían reunido a través de los años anteriores y tomó su vehículo para regresar a su apartamento, en donde pasaría toda la noche analizando las pruebas que tenía.

– Venga, tiene que haber una concordancía en todo esto, no pueden ser pistas al azar, tiene que haber algo, algo que pueda ver–

Decía Teresa algo desesperada, hasta que por fin, pudo ver un patrón, además de entender lo que el asesino había colocado en la carta que había dejado en el zapato que se encontraba en el área del crimen, así que la detective sabía lo que tenía que hacer.

La detective Teresa llegaría al despacho como de costumbre, en donde esperaría, como diariamente, ver a Eider, el cual siempre llegaba antes que ella, pero, esta vez no estaba ahí, por lo que la detective temía lo peor, así que tomó su auto y condujo hasta el lugar en donde todos los crímenes anteriores habían pasado, y era lo que la detective temía.

Final. :]

Habían policías en la zona, y ahí se encontraba Eider, amenazando a un niño con un cuchillo muy cerca de su garganta, por lo que Teresa se acercó a Eider con el fin de hablar y negociar con él.

– Eider, no tienes que hacer esto, no involucres la vida de los demás, ¿de verdad quieres salir en televisión? Entonces ven y mátame a mi, tendrás toda la atención que deseas– Dijo Teresa mientras se extendía de brazos.

Aquel chico corrió, soltando al chico y acercándose para apuñalar a Teresa, pero uno de los policías le disparó y luego se aproximó con unas esposas para llevarlo a la comisaría. Pero, además, Eider se habría dado cuenta que había una cámara, grabando todo lo sucedido, y como último comentario, antes de que se lo llevaran dijo.

– Por fin me veré en la televisión, sin que me vean como un simple ayudante de una detective–

OH HEY, FOR BEST VIEWING, YOU'LL NEED TO TURN YOUR PHONE