Laura Costa

Escritora. Coach. Mentora y Abogada. Emprendedora Social. Educadora Emocional y Creativa. Reikista. Mamá x 3

Soy esencialmente palabras, creo en el poder transformador de nuestras palabras para cambiar la realidad.
Escritora apasionada, justiciera incansable. Mediante el Reiki descubrí el poder de mi espíritu.
Los caminos me llevaron a emprender de manera responsable y consciente.
El milagro de la vida se manifiesta a través de mis tres princesas, que me maravillan cada dia por la Luz que impregna a las nuevas generaciones.
Estoy en construcción constante desde el llamado de mi Ser hacia mi Propósito, poniendo en foco la educación emocional, la creatividad y la transformación desde el alma.

Mi charla TedX

De Oruga a Mariposa, un canto a la resiliencia y a la vida.

De Oruga a Mariposa

Creer para Crear, un camino para potenciar tu creatividad y conectar con tu ser creativo

Una propuesta de esta nueva #Comunidad #SerCrearCrecer, que preparamos con mucho amor para acompañarte a dar un #saltodefe en tu vida. Te sentis presa de la rutina? Sentis que tu trabajo ya nada tiene que ver con vos pero no te animas a soltarlo? Sentis que las ideas no fluyen con facilidad? Si estas preguntas resuenan en tu corazón es porque esta invitación es para vos. Yo también estuve allí, sólo se trata de animarte y escuchar tu voz para dar ese salto que tanto anhelas. Para lograrlo, te propongo un espacio confiable y seguro donde podrás desplegar todos tus dones y vivencias, a través de recursos de #EducaciónEmocional #Creatividad y #LiderazgoPersonal, mediante tres encuentros presenciales u on line. Te espero!

MENTORIAS LITERARIAS

Te propongo acompañarte, en un espacio confiable y seguro donde podrás desplegar todos tus dones y vivencias, a través de recursos de Escritura Creativa, Educación Emocional y Liderazgo Personal, transformando tu idea de Escritura en un Proyecto Literario que nazca al mundo y vea la luz.

CUENTOS CON UNA ESQUINA ROTA

Mis letras levantan vuelo y llegan hasta vos en esta serie de cuentos que expresan en múltiples voces, el centro mismo de la tierra, el río esencial que nos nace humanos, las sirenas de lo cotidiano.

Nota del Programa "Empresarios Argentinos TV"

En esta hermosa charla les cuento de qué se trata emprender y como el acompañamiento de mis Mentorías refuerzan y proyectan tu emprendimiento para que alcance su máximo potencial

¿EN QUÉ CONSISTE UNA MENTORÍA CREATIVA?
• La Mentoría consiste en la transferencia formal de conocimientos, metodologías, criterios de acción y decisión para profesionales que
requieren organizar su proyecto profesional, potencializar su liderazgo y el desempeño de su equipo de trabajo.
• Es un acompañamiento en el desarrollo personal y profesional de la persona que tiene como fin que "crees el emprendimiento de tus sueños".
• Consiste en la transferencia de conocimientos y experiencias por parte de la Mentora, para estimular y liberar el potencial del
profesional y poder desarrollar su proyecto, para que tu emprendimiento se refuerce y vuele alto y lejos.
• Promueve el crecimiento personal, el desarrollo de competencias y habilidades profesionales, que impacten en la carrera y la trayectoria profesional y emprendedora.
• Te ayuda a gestionar tus talentos y fortalezas para superar obstáculos, miedos o creencias que puedan estar bloqueando la puesta en marcha de tu proyecto emprendedor.
• Te ayuda a transformar tu idea en un proyecto y te acompaña en la ejecución del mismo.-
• Promueve el desarrollo estratégico y de planes de acción, de mejora continua.
• Te ofrece metodologías, recursos técnicos, creativos y emocionales para que el proyecto emprendedor.se plasme de manera clara y pueda ver la luz.-

¿QUÉ VAS A LOGRAR?
Entre los beneficios de este proceso de Mentoría, está la posibilidad de reducir los errores, generar nuevas estrategias de trabajo
basadas en la experiencia y el aumento de la confianza en tus habilidades profesionales.

Gracias a esta relación profesional y de profunda confianza, tendrás a mano nuevas perspectivas para desarrollar tu máximo potencial como asimismo el de tu proyecto profesional.

Además te ofrezco la posibilidad de presentar tu emprendimiento por medio de mis redes sociales y una entrevista en vivo, como una oportunidad de lograr visibilidad para llegar a mayor audiencia.

Animate a crear el emprendimiento que soñaste toda tu vida! Te espero!!

Mentorias Para Emprender

Nota en FM DALE de Tafi Viejo, Tucumán, Argentina

En esta hermosa nota les cuento cómo es posible vivir desde el llamado de nuestro Ser.

Animate a crear el emprendimiento que soñaste toda tu vida, a desarrollar tu proyecto personal, a contar la historia que siempre quisiste contar!
Podemos hacerlo juntas!! Podemos hacerlo juntos!!
Te espero en mis espacios de Mentorias!

Caminos compartidos para crear desde el corazón

La Inteligencia Emocional como Valor en las Organizaciones

Estos nuevos tiempos nos invitan a repensar la forma en que gestionamos nuestras organizaciones de la mano de liderazgos más empáticos y colaborativos, donde no podemos dejar afuera de los valores de los nuevos modelos de empresas, a la Inteligencia Emocional.
En esta nota te cuento cómo hacerlo y sus beneficios.

Nota para Desafios Noticias

"Detrás de toda "salvadora" hay una niña herida esperando ser reconocida"

En esta nota que me realizó la Lic. Valeria Soria, te cuento como identificar a la "salvadora" que hay en vos para retomar el camino del Amor Propio.

Una nueva creación para deleitar los sentidos

"Una aproximación a Eva"

"UNA APROXIMACIÓN A EVA"

No hay nada que me enseñe cómo hacer el fuego, ni siquiera sé qué es el fuego; esas letras que no conozco, para una palabra que no entiendo.

Tampoco sé qué es una palabra, ni que son esas formas que la componen, semejantes a las hormigas de la cueva.

Sé que se llama cueva porque así la han nombrado los hombres y a veces se llena de luz y entran las hormigas y otras se apaga y se cierra, entonces tengo miedo.

Esa sensación se aloja fria, aquí, donde tengo este agujerito que me hace reír cuando el hombre me sopla, fría me contraigo y salgo corriendo.

Mis piernas, creo que se llaman así porque me lo dictó un día la Tierra, cuando acerqué mi oído al sentir que me susurraba, se mueven al son del viento, empujadas por ese frío y esa certeza de que el mundo se acaba.

-¿Qué es el mundo?- pienso y algo, imágenes, vienen a mi cabeza, y son los hombres y nuestras bestias, la cueva, la luz, las hormigas y a veces también el peligro. Eso no lo entiendo aún del todo.

Porque la voz que me susurra, un día me anticipó que el peligro tenía una forma larga, que podía erguirse y morderme o morder a cualquiera de los míos y que en ese caso era bueno succionar, creo que así se dice, la zona donde el peligro había asestado la mordida. Nada me importaba si se trataba de salvar nuestras vidas.

Entonces recuerdo un día en que estaba en la cueva a oscuras, esperando a los hombres, mientras troceaba unas bayas que había recogido, cuando aún nos alumbraba el calor del sol. Mi hombre llegó, me miró, nos miramos y de pronto vi que entre sus piernas se alojaba el peligro. Como una loca, temiendo su muerte, me arrojé sobre él. Con mis manos pequeñas tomé como pude eso que tenía allí y temiendo lo peor, comencé a sorberlo, con fuerza, con mucha fuerza, quería salvarlo, quería su cobijo, lo necesitaba.

Fue entonces que algo pasó; al momento que pareció morir, me sentó sobre él, y el peligro se apoderó de los dos. Fue allí cuando la cueva se llenó de luz y aprendí a hacer el fuego y a distinguir cuando las hormigas eran propias y cuando venían a comernos las plantas.

Laura Costa
marialauracosta@hotmail.com
Todos los derechos reservados

Un nuevo hijo llega a la final!!

"Otras bandadas"

OTRAS BANDADAS

Vení y con ese dedo, que tan bien sabés poner en mi boca, masajeame aquí, debajo del omóplato derecho, sobre esa manchita blanca en la que inventamos un planeta.
Una manchita aquí, un lunarcito allá y nuestro universo sufría su propia génesis, sin catástrofes ni rayos.
El neurólogo dice que se llama notalgia parestésica pero yo sé que es el muñón de un ala que comienza a aparecer, a romper, aún imperceptible, la dermis, su propio cascarón.
Comenzó con un leve escozor, una picazón, un pinchazo. Me ponía de espaldas al espejo y notaba un cambio sutil, un hombro apenas elevado, otro un tanto más caído y la manchita incipiente, marcando el sitio exacto, como las cruces en los mapas de un tesoro.
Luego no podía acostarme de espaldas, entonces me giraba de costado, me abrazaba y con la mano izquierda me daba masajes suaves, cosquillitas que calmaban el picor.
A veces me dolía, entonces vos te acercabas, prendías una vela y me contabas la historia de una mujer con la cabeza repleta de pájaros. Cuando la vela se derretía, untabas el aceite en mi espalda, debajo del omóplato derecho mientras agradecíamos felices a la vecina que había inaugurado discretamente, en el living de su casa, un pequeño sex shop.
Una noche de esas, o una siesta tal vez, descubriste la manchita a la que le pusiste nombre de planeta y uniendo con tu dedo la distancia entre la manchita y los lunares, inventaste nuestro propio universo al que viajábamos de vez en cuando, cuando en este se ponía difícil respirar, quizá porque no nacimos para vivir en la tierra y cuando cruzamos el canal de parto se atrofiaron nuestras alas.
Otro día sentí un tirón, así como si al salir apurada, hubiera enganchado la manga de la camisa en el picaporte del baño. Algo hizo que mi espalda se crispara, se retorciera. Una punta sutil empujaba desde adentro queriendo salir.
-Vení, y con tu dedo, ese que tan bien sabés poner en mi boca, masajeame aquí, debajo del omóplato derecho, sobre ese cartílago suave, en la manchita blanca donde inventamos un planeta.
Otras noches o siestas, a falta de aceite de velas, soplabas suavemente para menguar el ardor, una sensación que subía y bajaba por mi cuerpo. Un rato calor, un rato frío y los pelitos de las piernas, de la nuca, de los brazos, se erizaban en un gracioso tornasol a la luz de las lamparitas.
Una de esas noches, recuerdo que fue de noche porque afuera asomaban las lechuzas, como comadres acompañando el alumbramiento; rascame por favor, te pedí y tu dedo mágico rasgó la piel que se parecía bastante a la película que reposa debajo la cáscara del huevo. De la rajadura asomó un plumón, marrón claro, suave, que se crispaba al contacto de tu dedo. Vos divertido lo soplabas y yo divertida me dejaba soplar. Las alas necesitan del viento, me decías y tenías razón.
Una mañana, cuando ya el ala ocupaba demasiado espacio y tuve que hacerle un tajo a la espalda del vestido por donde la misma pudiera desplegarse, me invitaste a volar. No hacía falta más nada. Nos sobraba el cielo y en mi espalda habíamos fundado el universo donde refugiarnos.

Laura Costa
Todos los derechos reservados
Finalista del 21° Certamen Internacional de Cuentos

OH HEY, FOR BEST VIEWING, YOU'LL NEED TO TURN YOUR PHONE