Soul

Brief

¿Sabes? Yo con una persona con la cual mantengo el único propósito de joderle el culo, no paso el mes. Si fuera de esa forma, ya te hubiera tomado hace unas semanas atrás y luego te hubiese desechado como hacía normalmente. Mírame ahora, estoy de rodillas sólo por un chico, uno tan común como los otros, la única diferencia son sus emociones, todo él me gusta, cada cosa de él me encanta.

Solía pensar que estar enamorado implicaba atención y azucar las veinticuatro horas del día, me había equivocado demasiado. Estar contigo es experimentar de todo a la vez, es dulce y adictivo, a veces es agradable, o suele ser apagado, dependiendo el ánimo que cada uno le ponga. Podría estar hablando de cualquier cosa contigo y me parecería de lo más importante. Estar a la expectación de tus pequeñas muecas a la hora de hablar, cuando tus cejas se fruncen, cuando muerdes tus preciosos labios. Me encanta cuando finos mechones de cabello oscuro caen en tu rostro, aunque a veces me molesta, no me permiten apreciar con claridad a mi chico. ¿Te he hablado sobre tus ojos? Sí, aquellos que se asemejan a el océano en tormento, innovadores que destellan sin fin. ¿Cómo es posible que alguien tan normal como otros genere éstas cosas en mi interior? ¿Por qué eres tan magnífico, Sathiel? Sal de mi cabeza un momento, necesito un respiro.

Aún sigo con las esperanzas de ir a Viena contigo, mí amor. Permíteme amarte de la forma más honesta y peculiar de todas. Permíteme despertar a tú lado cada mañana, recostarme sobre tu pecho y escuchar atentamente cada latido de tu corazón, un sonido que me tranquiliza completamente y me llena el hecho de saber que sientes, que estás vivo y a mí lado. Déjame ver cada cosa de ti ya vista, cada detalle y cada imperfección que me parecen maravillosas. Amor, mientras te escribo esto me siento dichoso. Mi corazón va a mil y me gustaría que me ayudaras con esos latidos erráticos que me gustaría que tú controlaras. Te escribo y sin pensar una sonrisa se desliza por mis labios, sin querer, ¿me disculpas? Quiero ponerme serio pero no logro mi objetivo, te declaro culpable.

¿Qué nombre le pondría a esto que me consume cada día? ¿Cómo puedo dejar de sentirlo? ¿Se calma con besos? No lo sé, aunque lo último no lo dudo. Estar y sentir contigo me da esperanzas, me recuerda que aún lo hago, aún siento como otros con las mismas ganas. Esto que siento es algo tan grande, me nubla la conciencia, me hace sentir en las nubes, en un campo desierto repleto de flores con un aroma seductor.

Quiero dejar de hablar porque siento que te cansaré con tantas palabras. Me gustaría que sepas que aquellas palabras, cada una las escribo con el corazón en mano. Siento que cada una se resbala de mis dedos con una agilidad y sencillez porque simplemente salen, es mi corazón el que sabe con seguridad lo que dice, escribe y se siente tan entusiasta.

Te amo, te amo, te amo. ¿Por qué te amo tanto? Dímelo de una vez, he estado buscando una respuesta por voluntad propia pero no la encuentro. Me siento en un mar de emociones, me siento tan bien contigo. ¿Podrías quedarte conmigo? Quédate y brindáme esa paz increíble que sólo tú me das.

Amo tus labios.

Amo tu presencia.

Amo que seas tan tú.

Amo que me encantes de esta manera.

Amo ser tan tuyo.

Amo todo de ti.

Quiero seguir hablando, amor. Creo que de cualquier carta que he escrito, esta es la más bella y profunda. ¿Puedes creerlo? El chico seco en algunas ocasiones terminó siendo un completo niñato cursi.

Yo te llevaré a Austria, te llevaré a Inglaterra, a los lugares más soñados. Debería irme ahora, pero seguiré siendo un cursi en tu dm, quiero besarte tanto.

Mí amor, ámame. Yo lo hago con todas las ganas que me quedan y es el sentimiento más querido.

Maddox, fuera.

OH HEY, FOR BEST VIEWING, YOU'LL NEED TO TURN YOUR PHONE