Historias Detrás De La Botella: Único Vermouth.

La Patagonia se reinventa de la mano de Carlo Puricelli; que entre medio de esta inédita cuarentena, me reveló algunos de los secretos que se esconden detrás del hoy indiscutido, Vermouth Del Sur: Único. Además, en exclusiva, nos adelantó algunos de los nuevos integrantes de su familia Vermutera. Cómo, Cuando, Dónde y Por Qué. Todas las respuestas que se suceden en las próximas lineas.

Fulano, Mengana y Zutano; Hogar, TV y….

Este fue el slogan de la taquillera marca italiana de vermouth en los años 60. Hoy con cuarentena de por medio, nos calza como anillo la dedo completar esta frase con Único Vermouth.

Allá por el año 460 A.C. nace, probablemente, el antepasado más antiguo del vermouth: el vino hipocratico. Una combinación de vino macerado con flores de ajenjo que el mismísimo Hipócrates obtuvo con fines digestivos.

Acercándonos más a la versión actual, en 1786 Benedetto Carpano elabora el primer vermouth con vinos de la zona, en la frontera actual de Francia y Italia.

Técnicamente, podríamos decir que el vermouth es: vino azucarado con alcohol agregado, fundamentalmente macerado con - quién sabe cuántas - hierbas y especias, entre ellas el ajenjo (literalmente la palabra Vermuth, de real origen aleman: wermuth, significa Hierba Amarga)

Ya teniendo una idea de lo que es - básicamente - el Vermouth, vamos a viajar dos años en el tiempo, cuando Único comenzó a dar sus primeros pasos, escondido en una barrica en la cava de Del Sur espacio - restaurant que Carlo abrió allá por el año 2010 en Cipoletti .

“Un cliente nos insistió en que lo hagamos en serio, nos juntamos y empezamos a armar el proyecto y ver que estilo de Vermouth queríamos hacer: un vermouth personal con hierbas de la zona” - comenta Carlo recordado los comienzos.

Hoy en sus versiones: Añejo y Rosso, Único Vermouth utiliza 36 botánicos diferentes de productores locales. En cuanto a la esencia de este aperitivo - el vino - para ambos es un blend 50% Chardonnay y 50% Cabernet Franc, elaborado por el enólogo bandera de la Patagonia Argentina Marcelo Miras y su hijo, Pablo.

En este momento 15 barricas de 220 lts de vermouth están mutando para, dentro de 6 meses, convertirse en Único añejo. Pero este vermouth no descansa, porque el proceso de crianza es dinámico utilizando el método solera.

La solera es una suerte de pirámide de barricas donde en la punta tenemos el vermouth más joven y en la base el más añejo. Se la define como dinamica porque se mezclan las líneas de barricas empezando por las barricas que está en la punta hasta la base.

Es decir el vermouth que se obtiene es una mezcla de vermouths que fueron pasando por las diferentes barricas en diferentes tiempos. Complejidad asegurada.

Cómo la crianza de Único añejo, la familia de Único también es dinámica y un poco - bastante - inquieta. Entre las soleras de se encuentran barricas de 50 a 100 lts con vermouth experimentales.

Uno de ellos es un vermouth seco de dos años de edad a base de Torrontes, fortificado con Marsala y con Madoc (Wiskey río negrino que merece una mención aparte).

Siguiendo la inspiración del Torrontes, nace un vermouth rosado. Una versión muy aromatica (respetando la identidad del Torrontes) con más flores (entre ellas rosas e hibiscus), que hierbas.

Así como el vermouth es un aperitivo social, tambien lo es la visión de Carlo respecto a la situación que está viviendo el mundo en estos últimos meses. Es por eso que, para cerrar la entrevista, no pude evitar preguntarle sobre la ayuda que le está dando a los hospitales locales a través de la generación de alcohol puro a base de azúcar

“Junto con la universidad de Río Negro, ya estábamos haciendo pruebas de destilados y al ver la falta de stock de alcohol para los hospitales , buscamos una alternativa para hacer un alcohol que se pudiera destilar. En la universidad están viendo la posibilidad de hacer un alcohol en gel a partir de este alcohol” - comenta.

El refrán dice que la curiosidad mata al gato. Para mi: permite describir nuevos horizontes y desafíos. Gracias a mentes curiosas, inquietas y creativas, hoy tengo en mi mano una botella con una una historia que contar. -

Milo

Fetuccinis Amasados

Hacer una buena pasta casera fue mi anhelo desde que empecé a cocinar, nunca me salió bien ninguna receta hasta que probé esta, de raíces italianas que viaja de generación en generación en mi familia política: Los Di Giacomo.

Con algunas adaptaciones propias se convirtió en mi as bajo la manga.

La clave no está necesariamente en los ingredientes, sino en el reposo y el amasado.

Con esta receta aproximadamente comen 4 personas
🍽🍽🍽🍽

Que necesitas

• 2 tazas de harina (500 grs)
• 1 cdita de Sal
• 4 Huevos
• 1 Pocillo de Aceite

Manos a la obra

En un bowl grande coloca la harina y la sal, hace un hueco en el medio y agrega de a uno los huevos y el aceite.

Con la ayuda de una cuchara de madera uní los ingredientes, con paciencia, evitando de hacer un engrudo.

Una vez que ya hayas mezclado todo, deja la cuchara y con las manos (muy limpias!!) dale forma de masa. El objetivo es que quede lisa.

Cuando te das cuenta que esta lista? Presionando la masa con el dedo pulgar, tenes que notar cómo la masa cede y casi como un suspiro, vuelve a su lugar. Algo así como si sintieras que estuviera respirando: Ese es el punto perfecto.

Luego cubrila con film en contacto, es decir, film en contacto con la masa. Asegúrate que quede bien envuelta. Y ahora vienen el ingrediente tiempo: una hora de reposo en la heladera.

Espolvorea con harina la mesada, coloca la masa y córtala en 3 partes. Estira cada parte por separado con el palo de amasar (o la pasta linda). Y acá otro momento clave: estirala hasta que quede bien finita (para ser más precisa la mitad del espesor de una moneda de dos pesos).

En este punto ya estamos listos para darle nacimiento a los fideos, arrolla la masa y con un cuchillo cortala de punta a punta, dándole el tamaño que prefieras.

Ahora momento de la cocción: en una olla grande, abundante agua a hervir con una pizca de sal, hecha los fideos y revolve con una espumadera. Déjalos que se cocinen con la olla destapada, aproximadamente 10 minutos (aunque para más seguridad te aconsejo que los vayas catando hasta encontrar tu punto de cocción preferido). Colalos y a comer! 🍝

Consejos

• Si tenes pasta linda, mucho mejor, y si no el palo de amasar olvidado en algún cajón va a estar más que encantado de ayudarte.

• El aceite si es de oliva, buenísimo 👍🏻. Sino podes usar cualquier aceite, preferentemente de origen vegetal (maíz o girasol) 🌽🌻

• Si tenes semolina podes hacer mitad semolina y mitad harina, el resultado es una pasta más sedosa y delicada. 🔥

• Lo que no cocines podes freezarlo, preferentemente en porciones en bolsas individuales con un poco de harina.

• Yo la hago en bowl pero si te sentís mas cómodx podes hacerla en mesada

Comparti tus resultados en instagram con el hashtag #YoMeQuedoenCasacocinando

Click para compartir

Pan de pizza

Un punto medio entre una foccacia y una masa crocante, con alma de pizza. La idea es hacer un pan, que sea más bien finito, donde podamos jugar con los ingredientes que vamos a agregarle arriba.

Puede ser parte de la panera; o convertirse en actor principal mientras esperamos el plato fuerte si lo cortamos en sticks y lo untamos, por ejemplo, con un un aioli de ajos confitados. 🤤

Esta es mi adaptación de la receta original de @AntonellaMerchak.

Rinde aproximadamente 4 panes de pizza.
🥖🍕🥖🍕

Que Necesitas

• 4 tazas de harina (1 kg)
• 20 grs de sal
• 20 grs de levadura fresca
• 1 Cda de Azúcar
• 2 tazas de agua tibia (500 cc)
• ½ taza de aceite (125 cc)

Manos a la obra

Despejamos la mesada y hacemos una corona de harina (como una montaña), espolvoreamos la sal por el exterior.

Hacemos un hueco en el centro y agregamos la levadura desmenuzada, el azúcar y un poco de agua tibia (menos de una taza). De alguna manera tenemos que lograr que la levadura, la azúcar y el agua queden contenidas por la harina.

Ahora está parte es clave: tenemos que imaginarnos una línea que divide la corona. Vamos a elegir uno de los dos lados, y solo vamos a integrar esa cantidad de harina con los ingredientes del centro.

Una vez que esta mitad de la corona esté integrada, vamos a agregar el aceite con media taza de agua tibia en la mitad que estaba descansando. Unimos ambas partes, ayudándonos con el restante de agua para que tome forma.

La masa nos debe quedar lisa y sin grumos.

La dejamos descansar bien tapada con film o un repasador humedo - para que no se seque - por un espacio de mínimo 30 minutos. Prendemos el horno y lo seteamos en 220 ºC.

Ya paso la media hora. Separamos la masa en 4 bollos, e individualmente los estiramos en una placa (puede ser redonda o rectangular) previamente enmantecada y enahirinada (si no tenes manteca podes usar aceite, la idea es que la placa esté lubricada para que no se pegue).

Con el horno fuerte (ya estable en 220ºC) cocinamos por aproximadamente 10/ 15 minutos.

Consejos

• Antes de llevarlo al horno pinta la masa con una mezcla de aceite de oliva, ajos cortados bien finitos y sal gruesa. Si tenes hierbas frescas, también agrégalas ! 🌿🌿🌿

• Si quieres hacerlo más mediterráneo, podes cortar unos tomates en cuartos (o tomates cherrys en mitades) y distribuirlos por encima de la masa antes de la cocción. 🍅🍅🍅

• Otras variantes que podes agregar: Cebollas caramelizadas, Queso en escamas o rallado, Hongos Fileteados, Alcaparras, Olivas y/o Anchoas. 🧀🧀🧀

• Atentos CELIACOS! Podes adaptar esta receta remplazando la harina por la premezcla sin tacc que uses, doblar la cantidad de levadura y amasar en bowl en vez de mesada. El resto del procedimiento y los ingredientes son los mismos 😃

Comparti tus resultados en instagram con el hashtag #YoMeQuedoenCasaCocinando

El sr tuco

Esas preparaciones que pasan horas en el fuego. Una alquimia de espera y paciencia, que da como resultado sabores intensos, complejos y - muchas veces - inexplicables.

Siempre sentí una fascinación especial por las comidas de olla.

Esta receta es un fiel reflejo que, la magia del tiempo, transforma los ingredientes en algo más.

Un must: Combinar esta salsa con los fetuccinis amasados.

Rinde aproximadamente 8 porciones.
🍽🍽🍽🍽🍽🍽🍽🍽

Que necesitas

1 lt de Salsa de tomate
½ taza de aceite
2 dientes de ajo picados
2 cebollas medianas cortadas en cubos pequeños
1 pimiento cortado en dados
1 zanahoria mediana cortada en rodajas
2 cdas de sal
2 cdas de orégano
½ cda de pimentón
½ cda de ají molido
1 cdita de comino
1 cdita de pimienta
1 taza de vino tinto o blanco
2 hojas de laurel
2 cdas de azúcar

Manos a la obra

Prendemos la hornalla y ponemos una olla grande a calentar. Agregamos el aceite. Esperamos que tome temperatura unos minutos y empezamos.

Primero añadimos el ajo y la cebolla. Revolvemos y cocinamos hasta que la cebolla se vuelva transparente (esto en la jerga culinaria de llama “sudar”). En ese punto incorporamos el pimiento y la zanahoria. Doramos.

Incorporamos la salsa de tomate, integramos con las verduras. Aguardamos 5 minutos y sumamos la sal más todas las especias (menos el laurel).

Llevamos a hervor por dos minutos. Bajamos el fuego y tapamos la olla.

Dejamos que se fusionen los sabores y para esto no queda más que esperar. Le damos espacio a la magia por media hora.

Volvemos, subimos el fuego y agregamos el laurel, el azúcar y el vino: hervor por unos minutos.

Ponemos el fuego a mínimo y dejamos la olla destapada para que se termine de evaporar el alcohol.

Ahora volvemos a tapar para que se cocine a fuego lento por una hora más.

Una vez que el reloj completó al menos una vuelta entera, podes apagar el fuego y dejarlo reposar por 15 minutos.

Combínalo con los fetuccinis Amasados y vas a conocer el placer de los dioses.

Consejos

• Para la sal, la pimienta, las especias y el azúcar, use mi gusto personal. Te aconsejo que vayas probando a medida que vas agregándolas y que te sientas libre de modificar las cantidades. 🧂🧂

• Importante! Si las hierbas son frescas, van al final. 🌿🌿

• La salsa de tomate si es triturada mejor 🍅👍🏻

• Respecto al vino, a mi me resulta más el vino tinto porque le da más personalidad, pero si preferís que el resultado sea más perfumado y delicado, usa vino blanco. 🍷🍷

• En la cocción prologada el fuego bajo es clave, cuando destapas la olla no tiene que haber - ni escucharse - borbotones exagerados. 🌡🌡

• De vez en cuando chequea cómo va y revolve. Si sentis que esta muy espesa, podes agregar agua. 💧💧

• Lo que no uses lo podes frezar en bolsitas individuales o en Tupper. ❄️❄️

Comparti tus resultados en instagram con el hashtag #YoMeQuedoenCasaCocinando

Lemon pie

En mi familia esta receta se convirtió en una reliquia. Escrita por una tía abuela que nunca conocí, el misterio y la intriga que se generó entorno a ella es de cuento.

Quizá sea por el papel: arrugado y semi roto - todavía guardado en el cajon de la cocina - con el listado de ingredientes que escribió mamá cuando tenia 12 años. O quizá sea la ceremonia de verla a ella con el delantal rallando los limones, señal de que la magia está por comenzar.

Mi madre no es de esas cocineras de pura cepa, pero lo que cocina sabe excelente. Por eso creo que esta receta merece todo mi esfuerzo en su reconstrucción (porque la tía abuela solo le dicto los ingredientes, y no el procedimiento).

Así que ahí vamos. Espero que estos párrafos les despierten las mismas ganas que a mi, de poner la pava para el mate y tener una de esas charlas profundas con mamá al compás de las cucharas atacando la fuente de su famoso y aclamado: Lemon Pie.

Que necesitas

🔹 Para la masa🔹
2 tazas de harina
1 taza de azúcar
2 yemas
Ralladura de 1 limon
100 grs. de manteca bien fría cortada en cubos

🔹 Para el relleno🔹
4 cdas de maicena
4 cdas de azúcar
1 litro de Leche
Ralladura de 1 limon
3 yemas
Jugo de 2 limones

🔹 Para el merengue🔹
5 claras
5 cucharadas de azucar

Manos a la obra

🔸 Para La Masa 🔸

La masa de este Lemon pie es una masa quebrada. Vamos a empezar haciendo un arenado.

En un bowl uní la harina, el azucar y la ralladura del limón. Hace un hueco en el centro y agrega las dos yemas. Incorpora.

Agrega la manteca cortada en cubos. Es clave que este bien fría.

Ahora vamos a generar el arenado con la punta de los dedos, integrando la manteca con el resto de los ingredientes.

A medida que va tomando forma podemos ayudarnos con la mano y de ser necesario - saca la masa del bowl - y termina de unirla en la mesada con el palo de amasar.

La masa debe quedar lisa y compacta.

Luego la envolvemos en film y la llevamos a la heladera por 30 minutos. Prendemos el horno y precalentaremos en 180 ºC

🔸 Para el relleno 🔸

En un taza con un cuarto de agua fría añadimos la maicena mezclando con tenedor. Reservamos.

En una cacerola mediana a fuego fuerte disponemos la leche, la ralladura de limon, el azúcar y, ayudándonos con un batidor, sumamos poco a poco la mezcla de agua y maicena.

Llevamos a hervir. Bajamos el fuego y cocinamos hasta que espece.

Retiramos y rápidamente agregamos a esta preparación (todavía caliente) las yemas y el jugo de limón. Incorporamos bien logrando una crema homogénea.

🔸 Armado 🔸

Sacamos la masa de la heladera y la estiramos sobre una placa enmantecada y enharinada con ayuda de nuestras manos (o - si tenemos - un palo de amasar pequeño o un rodillo).

Cubrimos toda la placa con la masa y agregamos el relleno.

Lo llevamos a un horno en 180 ºC, hasta que la masa esté cocida (aproximadamente unos 15/ 20 minutos)

🔸 Merengue 🔸

Mientras que el Lemon pie está en el horno, en un bowl grande vamos a batir las claras a punto nieve (es decir las claras toman volumen y se tornan blancas).

Agregamos el azúcar y continuamos batiendo hasta que el color se empieza a volver menos brillante. En este momento frenamos el batido y corroboramos el punto del merengue.

Cómo lo notamos ? Cuando queda un pico estable el merengue en el batidor.

Hasta que esto no ocurra, seguimos batiendo, pero con cuidado porque si nos pasamos se puede cortar (lo que significa que tenemos que empezar todo de nuevo) 😥

🔸 Montado 🔸

Retira la tarta del horno. Y distribuí por encima el merengue haciendo picos con la cuchara (si tenes, podes usar una manga). Volve a llevar el Lemon pie a cocción hasta que el merengue tome un color tostado (5 minutos de horno aprox)

Una vez que esté listo, lo dejamos enfriar primero a temperatura ambiente y después en heladera unas dos horas.

Ahora si, a comer! 🍰🍰

Consejos

• Ingredientes: para hacerlo más fácil los dividi los en preparaciones. Antes de empezar conta bien TODOS los ingredientes y corrobora tener las cantidades correctas. Si algo te falta escribirme a redacció[email protected] y te ayudo a reemplazarlo. 👍🏻

• Batido del merengue: es clave una batidora eléctrica. 🔌

• El punto del merengue: También podes intentar una prueba más arriesgada: levantar el bowl y darlo vuelta encima de tu cabeza, si no se cae, significa que tenemos el merengue perfecto. 😜

Compartí tus resultados en Instagram con el hashtag #yomequedoencasacocinando

Click aquí para compartir

Queres ser parte de mi lista de mejores amigxs ?

Y así recibir - en su justa medida - newsletters sobre: el mundo del vino y del café, recetas y entrevistas. Además vas a ser la/el primero en enterarte cuando publique un nuevo artículo!

Si quiero ser parte !

Soy Milo

Viajo, como, bebo, escribo y.. luego.. existo..

En ese orden, alternado o al revés, escribo porque es mi manera de perpetuar mis momentos y mis experiencias. Escribo porque me gusta contar historias.

En este espacio publico escritos sobre Vino, Café, Lugares donde desayuné, almorcé o cené (y me volaron la peluca), Historias sobre ingredientes que me despertaron curiosidad, recetas que probé y doy fé que funcionan.

Si tengo que resumirlo en dos palabras, escribo sobre cultura gastronómica.

Por qué? Porque entiendo que desde una gran ciudad hasta una pequeña comunidad, la cultura está reflejada en lo que se come, cómo se come y con qué (o quién) se acompaña.

Cada receta, cada plato, tiene una historia detrás, un por qué.

Mi intriga me lleva a querer encontrar las respuestas a esa preguntas, y mi creatividad las plasma en un papel.

Por y para eso, escribo.

Espero que disfruten leer mis líneas, tanto como yo disfruto verlas nacer.

Milo

Australia sabe (de) café

En las próximas líneas, una breve reseña de la historia de café en Australia. Dónde Desayunar, dónde Brunchear y dónde, “simplemente”, tomar una buena taza de café en uno de los países más exigentes y sofisticados en relación al consumo de esta mágica bebida.

Mi abuela solía decir ​“Desayuna como un Rey, Almuerza como un Príncipe y Cena como un Mendigo”

Tiempo atrás esta frase regía la abundancia y contundencia de cada comida. Sin embargo un poco por costumbre y otro poco por falta de tiempo, el desayuno se fué diluyendo como el azúcar en una taza de café (probablemente sobre-extraído) en la oficina; o para aquellos mas “​snobs​”, en un take away de la cadena gringa de letras verdes camino al trabajo.

El desayuno, que debería ser la comida más importante del día (La palabra desayuno viene de ​yeyuno,​ que en latín significa “​Vacio​”, de ahí desayunar significa ​sacarse el vacio del estomago​), fué perdiendo importancia en los ultimos años. Podemos culpar a la rutina, la oficina, o al mismo rush matutino; porque, siendo honestos, más de uno elegimos 5 minutos más de almohada que desayunar.

Es por eso que en los ultimos meses viajando por Australia, uno de los países mas elitistas y sofisticados en relación al consumo de Café, procure reivindicar la frase de la abuela y mi mejor inversión - sin lugar a dudas - ha sido desayunar.

Los Australianos fueron bebedores de té hasta la segunda guerra mundial. A pricipios del 1900 el café era consumido en pequeñas cantidades en todas las clases sociales.

Años más tarde, un restaurant en Sydney llamado ​Mockbells,​ no tuvo mejor idea que promocionar sus almuerzos de negocios como el café como mejor bebida para concretar una venta, asociándolo con respeto, sobriedad y responsabilidad.

Ernest Singer, un empresario australiano que deseaba establecer el negocio del café, decía que en Australia se tomaba café, como el té: Liviano y diluido. Mientras que en América o Europa se tomaba en una taza pequeña despues de la cena.

Afortunadamente para Ernest y para todos los bebedores de café, allá por el año 1928, la primera máquina del tipo espresso fue instalada en Bourke street’s en Sydney, convirtiendo a ​Café Fiorentino​ en la primera cafetería australiana en tener una maquina para preparar propiamente está compleja bebida.

A finales del 30 Carimali (​precursor de la maquina Espresso)​, empezó a ganar terreno, gracias a su publicidad que aseguraba: ​poder servir hasta al cliente más fastidioso con una amplia gama de cafés de todo el mundo (o cualquier blend) y servir un café excelente ​. Es asi que
el café comenzo a servirse de manera diferente, no solo en café fiorentino, si no en todo Australia.

Con la segunda guerra mundial, el país en cuestión recibió más de un millon de soldados americanos, lo que hizo crecer el consumo de café exponencialmente. Esto sumando a la falta de provisiones de té, el café rapidamente se volvió el preferido para muchos.

Acercándonos a la actualidad, la cultura cafetera creció de forma estable entre 1970 y 1980, experimentando un boom en los 90. Tal es así que se le atribuye la invención del “​Flat White”​, creado por Alan Preston, barista australiano en 1985.

Hoy Australia se volvió un sinónimo de buen cafe, el cuál va de la mano de las cafeterías de especialidad. Es por eso que el 95% de las cafeterías en este país son independientes y atrás de cada cafetera hay, al menos, un barista listo para preparar una bebida corta de sabor balanceado (espresso) y todas sus variantes.

Y acá les dejo un dato no menor: La popular cadena americana de café (​esa de letras verdes que mencione unos párrafos antes​) abrió 84 sucursales en el año 2000, 8 años después, 61 de esas sucursales fueron cerradas. Por que? Les dejo sacar sus propias conclusiones.-

Aslan Coffee Roasters

En una galería, se esconde un minúsculo local de gran vocación cafetera. El espacio es pequeño, pero con un gran corazón de café en formato Take Away.
De todas maneras no te pierdas la oportunidad de sentarte afuera en una mesa bajo el sol. En esta ocasión unas tostadas bien hechas con mermelada y un Capuccino XXL. Gluten
free y opciones vegetarianas disponibles.
Nota: Venden café y lo muelen según el de infusor que uses.

25 nurses walk, The Rocks, Sydney

Tin Pot Cafe

Adentrándose en los suburbios de Melbourne, lejos de los rascacielos y el bullicio de la masa, me encontré con esta cafetería Vintage, el edificio (me contaron) data de 1880, y está a la vista que antes de funcionar como proveedores de cafeína y glucosa (la pastelería es alucinante) era una casa de familia adinerada.

El menú es simple pero bien elaborado. Opciones de brunch y desayuno. En cuanto al café todas las opciones de la carta italiana + seleccion de jugos naturales. Gluten Free y Vegan friendly

248 St Georges Road 248, Victoria, Melbourne.

The elementary Coffee

A metros de una de las calles principales, casi invisible, The Elementary Coffee es un spot perfecto para un cappuccino, avocado toast y huevos poche. No se vayan sin probar el blend de la casa (​Kenya, Rwanda y Guatemala)​ en aeropress.

Apto: Vegetarianos, Gluten Free.
Nota: no tienen wifi.

9-17 Young St, Adeleide

Maison Clement

40 grados de sensación térmica ameritaban un helado, pero derrepente, me topé con esta maravilla: ​Cold Brew Nitro.​ En simples palabras el Cold Brew es un café filtrado a temperatura ambiente durante horas (​entre 12 y 24)​ que despues se sirve bien frío.
En esta cafetería que me encontre de casualidad en El Central Market, sirven el Cold Brew con Nitrógeno. Como si fuera una suerte de café tirado, ademas de estar frío la crema es perfecta.
El maridaje? Cake de Naranja y Almendras (Sin Gluten!). Sin exagerar, una de las experiencias gastronómicas más memorables del viaje.

The Central Market - Local 16, Adeleide

Soho Coffee Roasters

Desde cafeteras espresso que parecen máquinas espaciales, hasta pitchers con termómetros incluidos, este lugar es ideal para comprar equipamiento y por supuesto café! (Ya seas un aficionado o un barista pro).

Recomendado: La libertine (​blend Guatemala, Burundi y Colombia​) perfecto para infusores.
Nota: Tambien tienen cafeteria, pero por el momento esta cerrada.

Addie Pl, Adelaide

Coffee Rush.

Como su nombre lo indica, rush = prisa. Si tenes 5 minutos y queres un buen café, no dejes de visitar esta cafetería. Opciones sin gluten y vegetarianas disponibles.

Street Level, 201 Spencer St, Docklands, Melbourne.
OH HEY, FOR BEST VIEWING, YOU'LL NEED TO TURN YOUR PHONE